¡Sábados de Reales Decretos!

Comparte

¡Sábado de fiesta! Eso es lo que decíamos antes del fatídico 14 de marzo, cuando los sábados dejaron de ser días de disfrute, para pasar a ser los días en los que atentamente esperábamos la publicación o anuncio, de las novedades que en materia laboral se aprobaban en el Consejo de Ministros.

El último, el Real Decreto-ley 24/2020 (en marzo empezamos por el número 6, ¡no ha llovido apenas desde entonces!), recoge la muy esperada prorroga de los ERTE´s por fuerza mayor y, además, introduce novedades inesperadas que hace que las empresas vuelvan a tener que cambiar sus estrategias en el último momento.

Sin entrar a valorar los tiempos utilizados para la publicación de este Real Decreto-ley, a dos días del vencimiento de los ERTE´s, lo que sí debemos señalar es que ha introducido dos aspectos con los que no se contaba y que, según los intereses de cada empresa, se deberán valorar cuidadosamente.

Por primera vez se recoge que, las empresas que acuerden un ETOP o tuvieran uno ya aprobado (expediente de regulación temporal de empleo por causas organizativas, productivas o económicas), estarán exoneradas del abono de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta.

El objetivo que tiene la aprobación de este beneficio es doble. En primer lugar, hay uno muy evidente, fomentar que los ERTE´s por fuerza mayor vayan dejándose atrás y pasen a ser ETOP´s.

En segundo lugar, hay un objetivo menos evidente pero claro que es, frenar el fuerte aumento de ERE´s y despidos que el último trimestre del año parece que augura.

La vía acordada por el Gobierno para intentar frenar esa situación ha sido la inclusión de la obligación de mantenimiento del empleo durante seis meses a todos los ETOP´s que decidan acogerse a las exoneraciones. El cómputo de esos meses se inicia con la entrada en vigor del Real Decreto-ley.

La medida intenta contener una realidad que es clara, la mayoría de los ERTE´s por fuerza mayor, a partir de octubre, ya pueden llevar a cabo despidos, sin embargo, si fomentamos el tránsito de la fuerza mayor a los ETOP´s, extendemos la obligación de mantenimiento del empleo y, ponemos de inicio de cómputo el 27 de junio, los despidos no se pueden realizar hasta 2021.

En definitiva, las empresas deberán valorar si las exoneraciones que se pueden aplicar en sus ETOP´s compensan lo suficiente la limitación de poder realizar ajustes de plantilla hasta el 2021, puesto que tal y como está contemplado en el Real Decreto-ley, el mantenimiento del empleo solo es una obligación si la empresa se acoge a los beneficios en materia de exoneraciones.


Comparte