Planes de igualdad, ¿la mejor solución para la igualdad?

Comparte

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 13 de octubre el Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, por el que se regulan los planes de igualdad y su registro y se modifica el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo; y el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres.

Teniendo en cuenta las modificaciones normativas realizadas con efectos de 8 de marzo de 2019 por el Real Decreto-ley 6/2019 sobre la LOI (Ley Organiza 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres), y respetando la existencia de un periodo transitorio de aplicación, la obligación de implementar planes de igualdad en función del número de personas trabajadoras en plantilla estaba previsto en los siguientes periodos: 

Esta nueva normativa obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a contar con un plan de igualdad laboral entre la mujer y el hombre para el marzo de 2021.

Así mismo, el reglamento de auditorías salariales establece que el registro retributivo deberá incluir los valores medios de los salarios, los complementos salariales y las percepciones extrasalariales de la plantilla desagregados por sexo.

De esta manera, en el registro retributivo de cada empresa, convenientemente desglosadas por sexo, deberá establecerse la media aritmética y la mediana de lo realmente percibido por cada concepto salarial en cada grupo profesional, categoría profesional, nivel, puesto o cualquier otro sistema de clasificación.

Y yo me pregunto si la medida más efectiva para llegar a una verdadera igualdad pasa por llevar a cabo una auditoria de salarios, o sería más efectivo incentivar a las empresas con bonificaciones fiscales y en materia de seguridad social para las reducciones de jornada para el cuidado de hijos disfrutadas por hombres y mujeres, incentivar a que sea el hombre el que se acoja a la reducción de jornada para el cuidado de hijos menores de 12 años o disfrutar del permiso de paternidad completo de manera obligado, así como otras medidas de la misma índole que rompan realmente con la desigualdad que hay por razón de género. 


Comparte