lady justice, legal, law

Las 8 claves del nuevo Estatuto General de la abogacía

Comparte

El pasado martes, 2 de marzo de 2021, el Consejo de Ministros aprobó a propuesta del Consejo General de la Abogacía Española, el texto por el que se reforma su Estatuto General.

El nuevo Estatuto, que entrará en vigor el próximo 1 de julio, ofrece una regulación actualizada de la profesión, poniendo a la abogacía española “…a la vanguardia de las abogacías europeas en cuanto a regulación”, según afirmaba la presidenta del Consejo General de la Abogacía, Victoria Ortega, en la rueda de prensa de su presentación. A continuación, analizamos sus principales novedades:

  1. En primer lugar, el Estatuto faculta expresamente a los profesionales incorporados a cualquier Colegio, para la prestación libre de servicios y el ejercicio de la profesión en todo el territorio nacional y europeo, ampliando así el ámbito geográfico de ejercicio de la profesión, que en la anterior regulación se encontraba restringido exclusivamente al territorio nacional. El Estatuto se adapta de esta manera a la legislación europea en materia de prestación de servicios profesionales que, con carácter general, permite el libre ejercicio de la abogacía en cualquier estado miembro, siempre que se ostente válidamente la condición de abogado de acuerdo con las normas del estado de procedencia y se acredite la pertenencia a la correspondiente organización profesional.  
  1. En relación con el derecho al secreto profesional, la nueva regulación extiende el mismo a todas las personas que colaboran profesionalmente con el abogado, al tiempo que se establece, por vez primera la posibilidad de reclamar la presencia del decano de su colegio en los eventuales registros al despacho profesional que se puedan ordenar. La presencia del decano colegial solo estaba prevista hasta ahora, a solicitud del juez instructor o de la autoridad gubernativa. Por otro lado, dichos registros, quedan exclusivamente limitados a la investigación del ilícito por razón del cual fueron acordados. 
  1. El Estatuto establece también, por vez primera, la capacidad de interlocución directa de los Colegios ante el Consejo General del Poder Judicial. En caso de retrasos injustificados y reiterados en las actuaciones judiciales, así como en supuestos en que se hayan coartado la independencia o libertad necesarias para el cumplimiento de los deberes profesionales de los abogados o abogadas, tales profesionales podrán formular denuncia en sus respectivos Colegios que, a su vez, elevarán esta al Consejo General del Poder Judicial. Hasta ahora, dichas vulneraciones únicamente podían ser puestas de manifiesto por el profesional de la abogacía ante el mismo órgano judicial que estaba conociendo del asunto, resultando en consecuencia, muy frecuentemente desatendidas o no resueltas por la autoridad judicial.
  1. En cuanto a la publicidad de los servicios profesionales, el nuevo Estatuto amplía la antigua prohibición de ofrecimiento de servicios a víctimas de accidentes o desgracias, a las situaciones de catástrofes, calamidades públicas u otros sucesos que hubieran producido un elevado número de víctimas, extendiéndose así más allá de la esfera netamente privada, a contextos de carácter público o generalizado, como podría ser la actual situación de pandemia.
  1. El nuevo Estatuto establece también la obligación del Consejo General de disponer de una página web para que, a través de la ventanilla única, los profesionales de la abogacía puedan realizar cuantas gestiones resulten precisas vía electrónica y a distancia. Igualmente se establece la obligación de Consejo General y de los Colegios de la abogacía de ofrecer una amplia difusión de sus servicios y su trabajo a través de sus páginas web.
  1. En cuanto a la regulación de las relaciones abogado- cliente, el nuevo Estatuto prevé la posibilidad de prestar servicios de manera telemática. Además, se refuerza el derecho de información de los clientes, imponiendo a los profesionales de la abogacía la obligación de informar sobre la viabilidad del asunto que se les confía, así como sobre los honorarios y costes de su actuación a través de la correspondiente hoja de encargo o medio equivalente.
  1. En cuanto al ejercicio colectivo de la profesión, el texto establece la obligación de constituirse como sociedad profesional en el caso de que se opte por la creación de una sociedad mercantil para el ejercicio conjunto de la abogacía, manteniendo por lo demás, la posibilidad de ejercer de manera colectiva, no societaria, así como a través de sociedades multidisciplinares con otros profesionales con los que no exista incompatibilidad.
  1. Por último, el Estatuto aborda aspectos tan relevantes como el fomento de la formación y especialización, así como la promoción de medidas tendentes tanto a la conciliación de la vida familiar y laboral, como a la necesidad de avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres.

En definitiva, se trata de un texto moderno y avanzado a su tiempo, que trata de acercar la práctica profesional jurídica, y el funcionamiento de las instituciones, a la creciente complejidad de las relaciones sociales, jurídicas y económicas, y a las reformas legales operadas.


Comparte