El incierto futuro de los ERTE por fuerza mayor

Comparte

Como no iba a ser menos, la incertidumbre legal que estamos viviendo en estos meses también nos sitúa frente a la finalización de los ERTE por causa de fuerza mayor.

Hay una cuestión clara, la causa de fuerza mayor derivada del COVID-19, tiene una fecha límite: el 30 de junio de 2020.

Así lo recoge el artículo 1 del Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, pero lo cierto es que la situación de muchas empresas no ha cambiado, siguen afectadas y se cuestionan ¿qué hacer después?

Permanentemente escuchamos las noticias, leemos artículos y opiniones, estamos pendientes de las alertas del BOE, pero una futura prórroga nunca llega.

Esta nueva incertidumbre está generando que muchas empresas, con buen criterio, hayan decidido comenzar a negociar los famosos ERTE ETOP (ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción) con las gestiones que ello conlleva, que no son pocas, de papeleo, llamamiento a representantes y sindicatos, periodos de consultas telemáticos, etc.

Son numerosas las cuestiones que se plantean en las negociaciones, aunque habrá que esperar a que se confirmen las posibilidades de prórroga y sus condiciones, los sectores a los que aplica, y, en definitiva, las ayudas que el Gobierno está estudiando.

Por ello, parece lógico que las empresas inicien los trámites de un ERTE ETOP, y finalicen la negociación condicionada a la regulación del Gobierno, reflejo de la propia inseguridad jurídica fomentada por el ejecutivo, a pesar de los esfuerzos de los agentes sociales por dar claridad a la situación.


Comparte