Cómo salvar tu empresa a través del “Pre-pack”

Comparte

Ante la inminente avalancha de concurso de acreedores, que se prevén una vez finalicen las ayudas como la prestación por ceses de actividad y los ERTE, subvencionadas por la Unión Europea, el Gobierno prepara una reforma de la Ley Concursal para que las empresas que son viables pero que han sufrido las consecuencias de la pandemia, puedan evitar en la medida de los posible, la liquidación y cierre.

La Asociación Profesión de Administradores Concursales (ASPAC) ya ha presentado su propuesta para la reforma de la Ley Concursal, entre las medidas propuestas, una de ellas es dar mayor protagonismo a la figura del administrador concursal, que se encarguen de la práctica de la totalidad del proceso concursal bajo la supervisión del juez, la mejora y agilización de estos trámites.

En este punto es donde entra en juego el “Pre-pack”, se trata de un mecanismo previo a la declaración de concurso, que consiste básicamente en la realización de operaciones sobre los activos de una empresa en funcionamiento en situación de crisis que, a instancia del deudor, se preparan antes de la apertura de un procedimiento de declaración de concurso, junto con la supervisión de un experto independiente (que posteriormente será nombrado Administrador Concursal), nombrado por el Juez competente del futuro concurso, el cual autoriza inmediatamente después de la declaración del concurso dicha operación.

En España no hay una forma jurídica para este término, pero se entienden enmarcados dentro del espíritu y la finalidad de la Directiva (UE) 2019/1023 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de junio de 2019, sobre marcos de reestructuración preventiva, que contribuyen a reducir la duración de los procedimientos de insolvencia haciéndolos más eficientes y, en beneficio de ello aumentan los porcentajes de recuperación.

Esta vía permite salvar miles de empresas y puestos de trabajo, además de contribuir a obtener más dinero para los acreedores en la liquidación, ya que la excesiva demora de tiempo en la venta de unidades productivas deteriora los negocios, destruye empleo e impide lograr mejores precios de venta con los que pagar las deudas. Además, cuando una empresa presenta un concurso de acreedores y consigue librarse de sus deudas, sus probabilidades de viabilidad en el mercado laboral son escasas ya que entre el 90% y el 95% de los concursos tramitados suelen acabar en liquidación

Por lo cual, el “pre-pack” es una herramienta muy práctica para evitar la liquidación en el procedimiento concursal, al ser el propio deudor que antes de la declaración de concurso realiza una búsqueda de posibles compradores para la venta de unidades productivas o de negocio, para cumplir con los requisitos de publicidad, transparencia y concurrencia ante los acreedores y ante el propio Juez del concurso, puesto que la oferta debe ser verificada y revisada en sede judicial, por la administración concursal. Estos mecanismos ya lo han instaurado en otros países como Holanda o Reino Unido, donde está siendo todo un éxito.

Podemos resumir las directrices básicas del “pre-pack” en 5 sencillos pasos:

  1. El deudor solicita el pre-concurso al amparo del art. 583 TRLC (el conocido antiguo art. 5 bis). Teniendo el deudor un plazo como máximo de 4 meses (a discreción del deudor de agotar el plazo o no) para llegar a un acuerdo de refinanciación o anunciar la posible venta total del negocio o parte del mismo, y solicita al Juzgado el nombramiento de un experto independiente, que será también nombrado administrador concursal cuando se declare el concurso.
  2. El deudor solicita la declaración de concurso y adjunta el informe final del experto independiente sobre la venta propuesta.
  3. Una vez el Juez haya dictado Auto que declare la apertura del concurso, se dará traslado a las partes por un plazo de 10 días para presentar alegaciones en relación con las operaciones de venta propuestas.
  4. Finalizado el plazo, la administración concursal (antiguo experto independiente) deberá presentar informe sobre el plan de liquidación y el Juez, dictará Auto autorizando o denegando las operaciones de venta preparadas.
  5. Una vez que dicha resolución sea firme, la administración concursal procederá inmediatamente a la ejecución de las operaciones aprobadas.

Los Juzgados de lo Mercantil de Barcelona ya han puesto en marcha este mecanismo ya que el pasado 20 de enero publicaron un conjunto de directrices para la tramitación de los “pre- packs” concursales españoles, elaborado por los propios jueces de lo Mercantil de Barcelona, con el fin de agilizar el procedimiento concursal y aminorar los plazos.

Esperemos que esta práctica se generalice al resto de los juzgados, ya que se trata de una herramienta esencial para salvaguardar el tejido empresarial.


Comparte