Adiós al Hecho Relevante

Comparte

Recientemente la CNMV ha amoldado el procedimiento de comunicación de información de nuestros mercados para adaptarse al Reglamento (UE) no 596/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de abril de 2014 sobre el abuso de mercado.

El escenario resultante es la eliminación del hecho relevante para abrir paso a nueva diferenciación: la información privilegiada y otra información relevante.

¿Cuáles son los tips para considerar la información como privilegiada?

  • Información concreta.
  • Situada fuera del dominio público.
  • Sobre un determinado emisor o unos determinados instrumentos financieros.
  • Con potencial para influir sobre el precio de los instrumentos financieros (en caso de hacerse pública).

Entonces, ¿cuál es la información relevante?

  • No tiene capacidad de afectar al precio de los instrumentos financieros.
  • Resulta de interés para los inversores.

¿Qué se debe hacer con esta información privilegiada o relevante?

Las consecuencias son muy diferentes si hablamos de un tipo o de otro.

La Ley del Mercado de Valores nos obliga a trasladar al dominio público la información privilegiada, resaltando además este carácter, tan pronto como sea posible (salvo demora justificada y bajo responsabilidad del emisor). En cualquier caso, existe la prohibición, para los conocedores de dicha información, de llevar a cabo cualquier operación antes de que esta se haga pública. Por otro lado, el conocimiento de información relevante no conlleva prohibición de operar y tampoco una necesaria difusión pública, salvo por imperativo legal o por una razón lógica y que a nadie se le escapa: el interés de los inversores.

Lo importante: la seguridad de nuestro mercado de valores.

La difusión pública de la información privilegiada por parte del emisor es esencial para evitar la obtención de una ventaja injusta por parte de los conocedores de la información en detrimento de terceros que la desconocen, y, por ende, el menoscabo de la integridad de nuestros mercados financieros y la confianza de sus inversores.


Comparte